domingo, 3 de junio de 2018

El Secreto del Feng Shui y la Ley de la Atracción


El arte milenario Feng Shui se basa en entender el concepto de la vida como el flujo de energía.
La energía ha de fluir libremente, sin obstáculos, sin rincones oscuros, sin aflicciones negativas sobre los habitantes de los espacios que nos rodean. Ésa es su misión por cumplir, crear equilibrio, armonía y prosperidad en todas las áreas de la vida para los afortunados que reciben un buen Feng Shui.

El hogar que habitamos es el espejo de nuestro interior. Así, los espacios saturados de cosas y muebles reflejan en sus habitantes saturación de ideas, estrés y una falta de libertad de expresión, entre otros.
Los espacios demasiado apagados, según el Feng Shui denominados espacios YIN, nos revelan que hay una falta de vitalidad no sólo en el hogar sino también nos dicen que a los habitantes le falta energía, motivación personal para acometer proyectos nuevos, tomarse la vida con más alegría y triunfar con más facilidad.

Todos somos energía, vibramos al unísono con nuestros pensamientos y sentimientos que crean nuestras experiencias de cada día.

El secreto del Feng Shui no sólo se esconde detrás del remedio tradicional milenario de trabajar con el espacio, sino también centra su atención en el pensamiento, la idea original que propulsa que hagas cierto cambio en tu casa. Tu intención. Por qué haces lo que haces? Cuál es el motivo que te ha inspirado a deshacerte de cosas del pasado? Cuál es tu objetivo por el que te has decidido a transformar tu despacho, tu cocina, tu dormitorio o cualquier otro de tus espacios vitales? Siempre hay un por qué. Y esa intención oculta es la fuerza motriz, pues te conecta energéticamente con tu resultado deseado.

Algo muy parecido ocurre con la ley de la atracción.
Somos lo que pensamos la mayoría del día.
Cómo nos sentimos la mayor parte del tiempo condiciona si las cosas nos van a salir bien o mal. Lo que creamos y con qué intención lo hacemos es lo que nos puede garantizar el éxito o cerrar la puerta ante una oportunidad nueva.

El nombre que se le pone a las cosas viene heredado por la sabiduría de culturas diversas que han querido compartir sus secretos y dichas con las generaciones venideras. La decisión de querer aplicar ese valioso conocimiento está en ti, si quieres formar parte activa de tu destino y elegir tu dirección o si prefieres dejarte llevar por el mar de olas.

No importa donde estés, lo que sí que importa es que te des cuenta que tienes el poder dentro de ti, llevas todo el universo dentro que desea salir a la superficie a iluminar tu camino hacia unas tierras fértiles que tanto has soñado alcanzar. No busques el faro, conviértete en él, deja salir a la luz tu propia brillantez. Permítete vivir en plenitud, no escondas más tu talento, pues es único al igual que lo eres tú. Puedes crear un nuevo capítulo de tu vida, construir tu futuro, piénsalo, sólo piénsalo y lo demás vendrá solo.

Confía en el Universo. Confía en Ti.