miércoles, 3 de enero de 2018

Con pequeños cambios a grandes resultados



El año nuevo 2018 acaba de aterrizar en nuestras vidas y nosotros de nuevo nos lanzamos a conquistar nuevos objetivos y sueños para dejar huella de nuestra existencia.

Un camino llegó a su fin y ha dejado paso a uno completamente nuevo que desea emprender su marcha por primera vez. Dejemos que el viento se lleve lo viejo y todo aquello que ya no nos sirve para construir nuestra felicidad diaria, cerremos aquellos capítulos que no nos llevan a un buen fin, mejor enterremos en el pasado las angustias y las nostalgias de luchas personales y venzamos por una vez más nuestros lados oscuros que nos tapan la mirada que quiere ver más allá de las dudas y preocupaciones.

Enfoquémonos en nuevos retos y concentremos toda nuestra energía hacia su consecución a través de pasos pequeños, así dominaremos mejor la situación, lograremos ver el inicio y el fin de cada actividad y seremos capaces de dar el avance gigantesco gracias a un progreso paulatino pero constante.

Deshagámonos de las viejas heridas, de los malentendidos con nuestro propio ser y abramos las alas a este vuelo de libertad.

Abracemos las emociones que nos apoyan a seguir adelante y recordemos que todos los hechos que nos han sucedido a lo largo de este viaje terrenal han valido la pena pues nos han construido de la forma en la que somos capaces de levantarnos y seguir hacia la dirección de nuestros pequeños y grandes sueños.

El año se compone de 365 pequeños pasos diarios, no dejemos escapar esta oportunidad de despertarnos cada mañana y crear a nuestra manera un mejor día y una mejor vida.

Feliz año nuevo 2018 y que logréis desvelar los secretos que vuestros corazones anhelan.


Artículos relacionados: