viernes, 10 de enero de 2014

¿Por qué el Feng Shui se relaciona con el Agua y el Viento?

El Agua, la fuerza visible de la creación

Si cruzamos las fronteras del mundo aparente de las palabras, gracias al cual nos podemos comunicar con los demás de forma universal, y entramos en el poderoso universo de los símbolos nos encontramos con que el agua es la sustancia básica de nuestra vida, la mayor parte de la composición del cuerpo humano y de nuestro planeta Tierra. El transmisor más poderoso de la energía y el portador de vida. 
El agua es el elemento natural que compone en dos tercios nuestro cuerpo y determina la calidad de nuestras vidas
Entonces el agua en el Feng Shui es la parte física, material, tangible y apreciable por nuestros sentidos. Es el yin del compuesto del equilibrio Yin y Yang. La principal cualidad del agua es su recepción y su inmensa fuerza de avanzar hasta los sitios más difíciles de penetrar. 
El agua desgasta hasta a las más duras rocas. El agua recibe las frecuencias de su entorno y las transmite a su portador.  

Hay diferentes tipos de aguas, aguas del mar, aguas dulces, aguas turbias, aguas estancadas, ríos, lagos, aguas cristalinas y tal somos las personas. En función de nuestro nivel vibracional del agua que nos compone, nos identificamos con un determinado tipo de cualidades y características personales. Todo cambia, todo evoluciona, nuestro ser es la semilla y el agua la alimenta, la nutre y la hace desarrollar y crecer. Si el agua llega a ser cristalina y limpia, deja reflejar a través de su encuentro con el Sol su esencia. Para que el agua sea limpia, necesita un espacio que le permita fluir, expandirse, y convertirse en el espejo del alma.

“Como es arriba, es abajo.” Kybalion

Si abajo, en nuestro interior hay belleza, en la superficie nacerá belleza también. 
Así es en el Feng Shui, nuestro hogar es el espejo de nuestro interior. Nos ayuda a mostrar las facetas ocultas de nuestra alma y en cierto modo nos guía en nuestro camino hacia la evolución personal.
El secreto de la creación es que “Todo empieza desde Tu interior”.

El viento, la fuerza invisible de la creación

El viento es el elemento invisible del ciclo natural de los cinco elementos. Es el movimiento del aire, la parte Yang, la parte activa, que impulsa su fuerza constantemente para traer nuevas semillas, nuevas ideas, nueva vida. El viento es como la palabra mágica que activa la varilla de un mago. El viento le ayuda a la energía a entrar en tu hogar.

“Después de la tormenta, llega la calma”. El caos nos conduce al orden, y el viento nos ayuda a eliminar todas las cosas, ideas materiales que se han convertido en inútiles y no adecuadas para nuestra evolución. El viento es el movimiento que nos saca del estancamiento. Haz que te dé el aire entre tus pensamientos y deja entrar nuevas ideas, y así atraerás nuevas oportunidades para tu vida

Crea espacio en tu hogar, que tus acciones se conviertan en el viento que renueva el ambiente y se lleva el pasado de tu vida.
  
Feng Shui, entonces es el encuentro de las fuerzas visibles con las invisibles. Es la unión perfecta de ella y él.
Bienvenido al mundo Feng Shui, el mundo donde los milagros ocurren todos los días.


Un abrazo, Jana

Recibe filosofía para cada día en Twitter y también puedes descubrir más consejos en Facebook
Si te gustaría apoyar el Centro Indigo Feng Shui para que juntos podamos ayudar a más personas, tu contribución es más que bienvenida. Muchas gracias.