miércoles, 31 de julio de 2013

Cómo eliminar el estrés al estilo Feng Shui

¿Has tenido alguna vez la sensación de estrés o angustia en tu casa? ¿No consigues descansar bien y al día siguiente arrastras el cansancio prolongado? Quizás ha llegado el momento de hacer algo al respecto.

Nuestra casa es es el sitio sagrado donde descansamos, nos alimentamos, desconectamos del mundo exterior y nos revitalizamos para poder seguir adelante en nuestro camino. Por eso, hoy voy a centrarme en la importancia que tiene mantener el equilibrio y las condiciones favorables en el hogar para nuestro descanso y relax ya que el hogar es el lugar que nos tendría que ofrecer sobre todo la protección, la seguridad, la calma y la posibilidad de volver a nuestro centro, Tao.

En los últimos años, los estudios científicos demuestran cada vez con más pruebas y hechos que la causa principal de la mayoría de las enfermedades es el contagioso y adictivo estrés. Parece curioso cómo este estado diseñado para salvarnos en situaciones de riesgo de vida nos puede afectar de tal modo que nos agotamos, enfermamos y cansamos. El exceso de todo hasta de algo completamente bueno para la salud o la vida se puede convertir en algo dañino. La vida necesita un equilibrio y todo en su correcta medida. El estrés es bueno para hacernos actuar de forma rápida y salir de una situación de riesgo que nos afecte la supervivencia. Pero...¿es siempre necesario estresarse en la colas en los supermercados, en el atasco al ir al trabajo o volver a casa, cuando el jefe nos asigne una nueva tarea o con la rutina familiar? Creo que éstas no son las situaciones que amenazan la vida en su seguridad. Son situaciones que requieren de uso de muchas de las habilidades que ya tenemos de sobra, simplemente necesitamos practicarlas más a diario y el músculo de la paciencia se irá incrementando y con él nuestra fuerza, el buen humor y una visión más clara.

Visto que el estrés parece la parte integrante de nuestra vida, vamos a intentar bajar el peso de las preocupaciones, miedos y situaciones de tensión desde el descanso en nuestro hogar. ¿Cómo? A través de un ambiente armonioso, equilibrado y calmante, a través de un hogar Feng Shui.

Los ingredientes que vamos a necesitar para esta receta de la paciencia son :

- un sillón cómodo con espalda protegida (tienes a la vista la puerta y ninguna ventana a la espalda)

- música que te guste y te relaje o simplemente el hermoso silencio

- una infusión de tila, manzanilla o té verde

- un quemador con aceite esencial de lavanda o ylang-ylang


Método de preparación:

- llegas a casa, antes de entrar te quitas todas las preocupaciones y cargas (aunque sea sólo por 10 minutos)

- te descalzas y si quieres te das una ducha antes

- te sientas cómodo/a en el sillón, puedes poner los pies en alto

- te pones la música y te relajas (canta, sonríe, piensa en algo bonito que te sucedió durante el día / en la vida)

- y respiras el aceite esencial que previamente encendiste en el quemador (ylang ylang es muy dulce y suave)

Mantienes este estado de "cocción" unos 10-20 minutos. El efecto es inmediato, lo sentirás en tu cuerpo y en tu mente. El efecto relax :)

A veces es tan fácil descansar en nuestro hogar porque está diseñado para la función de acogernos después de un largo día. Aprovecha y disfruta de tu espacio para recargarte la energía, descansa y desconecta de la vida cotidiana y conecta con tu vida extraordinaria, con tu ser. Dedícate tiempo a ti, si tú no lo haces, nadie lo podrá hacer por ti.

La vida es todo lo que nos propongamos que sea.

Ahora si tienes que ir de compras o hacer algunas tareas, lo verás de forma menos agobiante, lo harás de forma más eficiente y al final ganarás aún más tiempo para ti. Cuanto más practiques esta receta de la paciencia más te beneficiarás en la salud y tu vida.

Un abrazo, Jana

Recibe filosofía para cada día en Twitter y también puedes descubrir más consejos en Facebook
Si te gustaría apoyar el Centro Indigo Feng Shui para que juntos podamos ayudar a más personas, tu contribución es más que bienvenida. Muchas gracias.