lunes, 15 de octubre de 2012

Feng Shui en la cocina: Alimentemos nuestra Prosperidad

La cocina es el lugar donde elaboramos nuestra comida, la alimentación de nuestro cuerpo y el de nuestra familia.

Es el sitio sagrado para convertir todos los alimentos en nuestra fuerza y energía.
En el Feng Shui la cocina es el lugar que se relaciona con el elemento madera, que representa a la nutrición, al crecimiento y a la salud.
Los fuegos sobre los que cocinamos son el símbolo de nuestra riqueza, de allí surge la necesidad de si queremos mantener la prosperidad en nuestro hogar, hay que mantenerlos limpios. Es preferible cocinar sobre el fuego natural antes que sobre las modernas vitro-cerámicas ya que el fuego aporta su luz, calor y energía natural a nuestra comida.

En la cocina nos encontramos con dos elementos en especial, elemento agua representado en los grifos, la nevera, lavavajillas y el elemento fuego simbolizado con los fogones, horno, tostadora...
Por el ciclo la de nutrición natural y para evitar que el agua apague al fuego, es necesario introducir el elemento madera. ¿Y cómo introducimos elemento madera en la cocina? Muy fácil, podemos usar plantas, ramos de flores en jarrones o si lo preferimos, plantas artificiales o también telas, manteles (verdes o marrones con formas rectangulares) en tonalidades de madera. Recuerda que las plantas y flores han ser vitales, sanas y bien cuidadas.

Además de equilibrar el ciclo de los elementos en la cocina, también podemos añadir cesto de fruta fresca (un cesto de limones o naranjas o simplemente la fruta de la temporada). Los cestos hay que mantenerlos llenos, no con solo una pieza, cuando falte hay que reponer. La prosperidad ha de ser nutrida y alimentada constantemente.

Según el Feng Shui, es bueno que los fuegos estén orientados en una de las direcciones favorables del cabeza de la familia.
Además, hay que mantener la regla de la posición de control y es que cuando se cocina es bueno tener la visibilidad. Es decir, si cocinamos y tenemos la puerta en la espalda, se podría colocar un espejo encima de los fuegos para ver lo que ocurre detrás de nuestra espalda y al mismo tiempo multiplicar los fuegos de forma simbólica. Cuando hayas terminado de cocinar, esconde los cuchillos de la vista.
Es importante no colocar demasiado fuego en la cocina ya que de por sí su función es de generar calor. 
Lo mejor es llegar al equilibrio, sólo así nos podemos beneficiar nosotros del mismo también.

Recuerda bendecir la comida antes de ingerirla. Es muy simple, consiste en dar las gracias y que siente bien. ¡Buen provecho!