martes, 30 de octubre de 2012

¿Cómo entra la energía a nuestro hogar según el Feng Shui?


La vida se puede comparar con la circulación de la energía. Si la energía no circula, se produce su estancamiento o bloqueo que puede afectar a diferentes áreas de nuestra vida dependiendo donde se encuentre ese desequilibrio. Si la energía fluye bien, nuestro hogar estará lleno de vitalidad, prosperidad y paz que podrá retransmitir a nosotros que vivimos en él.
Al igual que la energía transcurre por todo nuestro cuerpo, también pasa por todas nuestras habitaciones de la casa.

¿Cómo la energía entra a nuestro hogar?


Tú eres el principal portador de la energía que entra a tu hogar y es a través de la puerta de entrada y luego a través de todas las puertas secundarias que tengas en tu vivienda para acceder a las habitaciones así como a través de las ventanas.

La casa la conformamos las personas que la habitamos.
Cada uno pone un poco de arena para crear esa orilla de paseo al lado del mar.
La energía da la vida a nuestro espacio vital, mejora el hábitat y permite prosperar a sus habitantes.
Por eso es importante mantenerlo presente a la hora de entrar en la zona del Hogar.

Limpia tu calzado, sacude de ti todo lo que sean las preocupaciones, dudas, problemas, estrés... etc. todo lo que no te hace sentir feliz y bien.

Una vez hayas hecho este pequeño ritual, entra en tu casa y conviértete en un portador de buena energía y de buenas vibraciones que llenen tu hogar de luz, felicidad, calma y alegría.

Haz que tu hogar te dé la bienvenida también. Rodéate de objetos que sean acogedores, que te inviten a pasar, puedes usar un cuadro cálido, un ramo de flores frescas con colores suaves o cualquier objeto que para ti signifique calidez, amor y alegría. Usa tu imaginación e intuición, puedes reutilizar muchas de las cosas que ya tienes y asignarles una nueva función. Es divertido y nos permite hacer pequeños cambios con los que cambiamos nosotros también y al mismo tiempo evolucionamos con ellos.



Artículos relacionados: