jueves, 8 de marzo de 2012

Busca tu equilibrio

Formamos parte de este precioso espacio, la Tierra, razón por la cual estamos influenciados por sus leyes, como por ejemplo la fuerza de la gravedad, la fuerza de la atracción, repulsión, etc.

La naturaleza es una imagen y un ejemplo perfecto para comprender cómo nos alimentamos y al mismo tiempo damos sustento a niveles superiores.

En la naturaleza el equilibrio es algo totalmente natural y de no haberlo, las cosas van regular.

Y eso ya lo hemos podido experimentar en nuestra propia piel al vivir en espacios de alta contaminación, o escuchar noticias en las que se habla de un desequilibrio del nivel de ozono, extinción de ciertas especies por exceso de otras ...

Pues bien, en nuestro hogar para poder sentirnos cómodos y en armonía, en definitiva, poder descansar, disfrutar y recargarnos "las pilas" necesitamos una especie de equilibrio de los cinco elementos.


Los cinco elementos que componen el ciclo de nutrición en la naturaleza de la que formamos parte, son los siguientes:
  • Agua
  • Madera
  • Fuego
  • Tierra
  • Metal
El ciclo de nutrición es el siguiente:

El agua nutre a la madera. La madera nutre al fuego. El fuego a través de sus cenizas nutre a la tierra. La tierra en su interior genera el metal (los minerales). El metal nutre al agua. Aquí termina el ciclo y vuelve a empezar de nuevo. Recordemos que todo está en continuo movimiento.

Luego igual que existe el ciclo de la nutrición, existe el ciclo contrario, un ciclo donde los elementos son opuestos y en  vez de generar unión armónica, producen efectos de destrucción. Por ejemplo el agua apaga al fuego, o la tierra embarra al agua...

Vamos a procurar que nuestra vivienda esté equilibrada representando los cinco elementos en la medida de lo posible. Y vamos a intentar encontrar el ciclo de nutrición para no tener que enfrentar  elementos opuestos, aunque a veces un control también es necesario.

Cada uno de estos elementos se encuentra representado en nuestro hogar a través del color, material, formas y hasta números. Aquí anoto algunas de sus formas en las que los podemos encontrar e identificar:
  • Agua: todas las tonalidades del azul, formas onduladas, material agua, fuentes, ríos 
  • Madera: tonalidades del verde y marrón, formas cuadradas, material madera, flores
  • Fuego: tonalidades del color rojo, formas triangulares, material pieles de animales, calor
  • Tierra: tonalidades beige, formas rectangulares, material cerámica, barro
  • Metal: tonalidades gris, formas onduladas-redondas, material minerales, metal
Estos cinco elementos también condicionan la forma de ser de las personas.

En función de nuestra carta natal, tenemos predisposición a desarrollar uno o varios elementos en mayor medida que los otros, por eso algunos somos más atrevidos, otros más creativos, unos somos más de escuchar, otros más de hablar....

Es bueno conocernos bien, conocer que es lo que tenemos y que es lo que tendríamos que fomentar.
Para eso nos ayudará el Feng Shui para fomentar elementos que nos faltan. Por ejemplo, si nos falta la seguridad en sí mismo, podemos fomentar el elemento fuego en nuestro espacio de dormitorio colocando algo de tonalidad más cálida aportándonos más calor y seguridad.
  • Agua: comunicación
  • Madera: creatividad
  • Fuego: motivación y seguridad
  • Tierra: estabilidad
  • Metal: finanzas
Observa tu espacio, busca los cinco elementos y mira el que tienes representado en mayoría y el que quizás te falte. Te falta alguna habilidad? Busca su elemento.